martes, 15 de diciembre de 2015

Razón de la Corbata



La Trastienda I 2009


No me gustan las corbatas, las pinto una y otra vez soportando el repelús, pero para a mí, esas cosas fofas son alas de paloma muerta, fláccidas, resbaladizas, quita, quita.


Fragmento de un Homo Economicus.
(destruido preventivamente; ver en
Un Retrato Espeluznante en el Arcón.)  

Pero el tiempo pasa, uno acaba por madurar y aunque no amarraré mi cuello aunque me paguen, sí he acabado por comprender una verdad trascendental: las corbatas están ahí por algo, como los bigotes o las rodilleras.


Completo en Análisis Topográfico de un
Homo Economicus en Crisis Existencial.

Sí, sí, las corbatas están ahí ¡para ocultar a los botones! 


Fragmento de uno de mis Homo Economicus.

En efecto, es bien sabido que el botón es el espécimen más honesto de la zoología sastrera. El botón arriesga su fino cuello con la altruista misión de tejer lazos, sin que a ellos les vaya ni les venga, qué va.



Fragmento, Homo Economicus.

Los botones unen con discreción, algo que el velcro logra solo con estruendo. 


Su función de hecho es sencilla y llana como la del panadero, pero asiste a banquetes y reuniones de ministros: intolerable.



La Trastienda II, 2009

El abuelo de una amiga le dijo una vez: “hay dos tipos de personas, las que figuran y las que trabajan; sé de las segundas, hay menos competencia”. 

Villano, refinado en el vestir.
Antes los malos iban a botón descubierto.
(de la serie Silent-es, 2013)

Y es que la corbata luce y ningunea al que trabaja, el botón; esa es la cruda realidad, por mucho brillo y esplendor con que lo haga.

Ya está, queda dicho, después no me vengan con que no lo sabían.



                                                                                                                               
                                                                                                                                       pedrolezcanojaén
















viernes, 20 de noviembre de 2015

¿Me hablas de surrealismo, Jack?


Una línea o zona de color, no es importante porque registre lo que uno ha visto, sino por lo que le llevará a seguir viendo. 
John Berger.

Mi tío Ricardo decía que yo era el niño de El Resplandor, con aquellos mofletes y la pelambrera de orinal invertido.


Tinta China y acuarela sobre papel Michel de 230 gr/m2, 30x21 cm. 2015.

Como todo mofletudo que se precie, yo también pasaba mis horas vivas dibujando. Disfrutaba enlazando seres animados en acciones premeditadas, indescifrables, que se iban complicando sin razón. 




Tinta China y acuarela sobre papel Michel de 230 gr/m2, 21x15 cm. 2015.

Vámonos a mayo de 1980, la peli de Kubrick acaba de ser estrenada, y yo dibujo frente a la tele durante uno de esos eternos sábados por la tarde (¿por qué son tan cortos ahora?)



Tinta China y acuarela sobre papel Michel de 230 gr/m2, 30x21 cm. 2015.

Mi padre, que no es Jack Nicholson ni vive en un hotel aislado por toneladas de nieve, se sienta a mi lado y me interrumpe cogiendo el bloc amarillo (que aún conservo, aunque no sepa dónde) Tras una ojeada reposada, me mira muy serio: “Perico, ¿sabes qué es el surrealismo?” 




Tinta China y acuarela sobre papel Michel de 230 gr/m2, 30x21 cm. 2015.

No tenía ni idea, claro, y la explicación que me da sobre los sueños y el automatismo, me suena a chino. Pero es la primera conversación de mayores que tuve con Jack. 



Tinta China y acuarela sobre papel Michel de 230 gr/m2, 30x21 cm. 2015.


Mi padre estaba mostrando interés por mis dibujos, y yo me inflaba. Me sentía como si tuviera 16 años, por lo menos: ¡estábamos charlando sobre surrealismo, cáspita! 



Tinta China y acuarela sobre papel Michel de 230 gr/m2, 30x21 cm. 2015.


Luego, llegó el ajedrez y mis especímenes se escondieron debajo de las diagonales.
Pero ahora, treinta y tantos mayos después y durante las dos primeras semanas de noviembre, ¡he vuelto a ponerme el casco en forma de orinal! 



Tinta China y acuarela sobre papel Michel de 230 gr/m2, 30x21 cm. 2015.

Y los dibujos que muestro en esta entrada son el fruto de este viaje, que repetiré de cuando en vez.


(para estropear lo que de romántico pueda tener la historia, les diré que estos dibujos y más, se podrán ver (y quemar, si nadie les ve) en la Galería S/T, Calle Enmedio, nº1, en Las Palmas de Gran Canaria, durante este mes de diciembre y comienzos de enero, de 2015/16)








jueves, 5 de noviembre de 2015

Psiquiatría en la Posmodernidad

A cuento de las Jornadas de Psiquiatría en la Posmodernidad que empiezan hoy en Las Palmas, les muestro aquí algunos de los quince dibujos en su tinta, de línea casi continua que me invitaron a perpetrar para la ocasión:  

Todos sobre papel de acuarela, Michel, 230 gr/m2, 29,7x21 cm.















¡Seguimos!



miércoles, 30 de septiembre de 2015

Retro Reciente

Allí donde mi tierna adolescencia y juventud transcurrió, en la Villa de Santa Brígida, empiezan una etapa nueva, inédita, difícil, ilusionante. 

Y el torturador de telas que suscribe tiene el gustazo de contribuir con su grano de arena (que no sea el famoso grano en el culo) esta aventura, con 20 piezas que conformarán la pequeña retrospectiva reciente (2012-13-14) que colgaré como estreno de una serie de cuatro exposiciones con algo en común (ver abajo del todo)

Inauguramos el sábado, a las 20:00 horas, en la Sala Lola Massieu, en frente de la que fue la casa de mis padres, "La Casa del Poeta"








¡Esto es solo el comienzo!


Será también un calentamiento de motores para el 13 de abril de 2016, cuando mostraré lo que se cuece durante todo este 2015.
Pero por el momento, y si les apetece, ¡nos vemos el sábado!




jueves, 20 de agosto de 2015

Sin previsiones


Fragmento de una aventura con pájaros, ligueros, pezones y zapatitos rojos.
Para Su de Ellas de cara a mi próxima muestra, en abril de 2016.

“El arte no es una intención. Un buen trabajo es una intención, pero el arte sólo tiene lugar si está presente la suerte.”

Paul Rand, diseñador gráfico (1914-1996)



Una señorita de las de antes, a medio hacer.


Es quien escribe y mancha un mal calculador, por más que el ajedrez se empeñara en enseñarme durante años a predecir el futuro, para así poder errar a mares y en consciencia, como un señor.


In Progress, para Su de Ellas (hoy ya se han hecho mayores)


Se dice que el rey de los juegos es también un deporte, un arte y una ciencia. Esa curiosa mezcla es lo que lo diferencia y lo hace imprevisible y bello.

Y yo no quiero calcular, ni puedo, prefiero ser llevado y mirar de lejos.

En ajedrez, el rival nos salva del tedio, empeñado siempre como está en participar, ya sea equivocándose antes de tiempo o desbaratando nuestros planes, geniales planes, como nosotros mismos creemos ser.



De esta historia prefiero no contar nada, que me pierdo. Ya estoy perdido.


Por eso hay tantos artistas aburridos, ¡están solos!, como el ajedrecista que juega contra sí mismo, ganándose brillantemente una y otra vez, los aplausos de fondo. 
Al pintor nadie le escupe en la tela y sus tristes predicciones se hacen tristemente realidad, mientras sus amigos y sus suegras le aplauden el parecido: “eres un genio, Onorato, parece una fotografía”. 

¡Abandonémonos pues a la sorpresa y al error, que como dijo no sé quién, un error podría acabar siendo un acierto a la espera de la pregunta adecuada!




jueves, 25 de junio de 2015

Dibujar, dibujar, dibujar...


Yo pinto siempre, y dibujo más. Pero ahora les voy a contar una cosita:


Fragmento de un dibujo-pintura sobre papel, ahondando en "Los niños de la casa grande".


Miranda es una estudiante de Bellas Artes que ha sido bruscamente raptada por su enamorado Ferdinand, disecador de mariposas, entomólogo, como le gusta decir a él, además de un buen aficionado a la fotografía. 


Dibujar es pensar, y este fue el origen de "Los Bebesinsed". (pinchar aquí)


Es que anteayer empecé El Coleccionista, de John Fowles. Se hizo una película con el mismo título, fantástica, con ese color de las pelis inglesas de los sesenta; lenta, espesa.


¿Miranda?
Un viejo dibujo recuperado de algún rincón de mi estudio.


Pasan las semanas y parece que no se llevan tan mal, dadas las circunstancias.
Una tarde, el meloso raptor enamorado le muestra sus fotografías a la bella Nanda (así la llamaban de niña) dibuja que te dibuja ella cabreada en su catre, que hay quien se enfada por cualquier cosa, caramba.



                               

¿De dónde habrá salido el regocijo de la señora?                                                          Niña vieja.           

Ella las examina muy seria, y tras un tenso silencio, escupe la sentencia que me hace comentar esta novela aquí. Dice Miranda, poco más o menos: 

“Tus fotografías están muertas, no las tuyas, todas, todas las fotografías están muertas. Un dibujo crea vida, una foto la asesina. Es como tus mariposas ensartadas.” 


Francamente, esta no sé quien es.

¿Una fotografía congela un instante de vida, quedando inmediatamente envejecida, mientras que un dibujo la construye desde la nada? Puede ser, pero no necesité estar de acuerdo con la sentencia para cerrar el libro y… Y ponerme a dibujar.




martes, 9 de junio de 2015

Su de Ellas



Me estoy regalando tiempo, las ideas y las imágenes se amontonan en mi cabeza, mucho más ágil y veloz que mis manos, (cotidiana frustración que tendré que aceptar).



Tallando el interior de mi tercera Ancha a tamaño natural.
(fragmento)


Simultaneo seis, ocho, diez cuerpos con sus pasados a cuesta, un pasado inventado, absolutamente real. A ellas no les importa mi falta de exclusividad y yo lo prefiero, la verdad, (en pintura soy un convencido polígamo, por el bien de la conservación de la especie, claro).



Fragmento de la segunda Ancha, casi terminada.


Ahora empiezo a verlo claro: estas oscuras criaturas, estas niñas viejas y mujeres anchas se agruparán dentro de unos meses en algo amorfo y extraño llamado Su de Ellas.

Sí, creo que sí, ¡seguimos…!



Comienzos de la tercera Ancha.

viernes, 17 de abril de 2015

Dama Desconocida


La Dama Desconocida vuelve al CICCA y, como en una especie de extraño sueño, esta cabeza que pinté durante el año 2012 preside desde ayer, y hasta el 26 de junio la tremenda antológica "Un Siglo de Pintura en Canarias", comisariada por Diana Fernández y dentro de la Colección Ramírez-Navarro.



La Dama Desconocida, de Fricciones.


¿Quién nos iba a decir a nosotros, a ti y a mí, durante aquel verano en el que sudamos juntos, que ibas a estar ahí, mirando de cerca las obras de los Manolo Millares, Juan Ismael, Pedro González, Rubén Darío Velazquez y tantos otros? Pues sí, cosa de locos. 



El coleccionista Rodolfo Ramírez, la comisaria Diana Fernández
y el director de la Fundación de La Caja, Fernando Fernández.



Bueno, ya basta de presumir, que me estoy dando asquito... 
¡Vayan a verla!

                                                                                                                                 

                                                                                                                                  pedrolezcanojaén
                                                                                                                 Foto de Juan Marqués Mayol (pintor enorme)

viernes, 10 de abril de 2015

Making, making...!



Abril ya.
Este año no tengo examen, aunque haga frío. El tiempo calla y me deja pintar sin presión, pero con pasión. Ando reconstruyendo mujeres que parecen niñas, niñas que parecen mujeres. Tomo de aquí, de allá, y me crecen nuevas aunque vengan de lejos. 

Aprendo a convertir la pasta del óleo en carne rosa y gris, magia.


En proceso, a medio camino.

También hay pájaros revueltos sobre paredes viejas, el suelo hidráulico vuelve a estar de moda, todo vuelve siempre y los perros son verdes. No sé si habrá señorones pero si aparecen, vendrán pequeños y ridículos, ¿de qué otra forma, verdad?


En proceso, casi al principio.



Perdonen ahora, yo sigo.




                                                                                                                                                                                 pedrolezcanojaén


viernes, 13 de marzo de 2015

Como la Lluvia


El arte debería ser como la maldita felicidad, o como las torceduras de tobillo. 
Como la lluvia, la risa o el dolor de uñas. 


Dándole caña, o como gusta decir ahora: work in progress.                                     foto: L.J

El arte no atiende a razones y si te empeñas, si haces fuerza se esconde, el maldito. Puedes decir voy a hacer una tortilla, pero es idiota anunciar esta tarde haré arte

El arte no avisa, ni obedece, llueve. 
     

Testigo Mudo.                     foto: L.Firnhaber.

Yo, por mi parte, seguiré arrimado a mis brochas como un chamán a sus panderos, y canturrearemos juntos que venga el chirimiri...



Soy consciente de que esta entrada es, como la mayoría en este caro diario mío, totalmente innecesaria y caprichosa pero, tras un mes y medio sin aparecer por aquí, de repente me sentí obligado a soplar un poco, no se vayan a asustar mis amigos. ¡Seguimos!    

                                                                                                                                                                                             LezcanoJaén



jueves, 29 de enero de 2015

Análisis Topográfico de un Homo Economicus en Crisis Existencial

En la madrugada del pasado sábado al domingo y en un terrible arrebato de loca pasión, el poseedor de mi último y más crudo Homo Economicus en Crisis Existencial, ametralló a flashes parciales el cuerpo y el alma indefensa del hombre de la corbata roja. 

El resultado es dantesco, querido lector; véalo usted mismo:  

                                                                                                                       
                                                                                                                       Fotos de Juan Méndez. 
                                                                                                                    Versos de Domingo Socorro.

"Detrás de la mirada yace 
mudo algún pronombre
con rostros de dominio público 
y una escucha absoluta de silencios roncos (...)"





"(...) Detrás de la corbata
no hay cuerpo ni alma que conmueva (...)"



"(...) Dentro del entrecejo hay mueca,
falsedad encubierta a cara descubierta (...)"


Si quieren ver algo realmente espantoso (que ya destruí, no teman) sobre esta serie, hagan click aquí.